Autora: M. Carmen González García (Universidad de Granada)

Este artículo corresponde al Premio Divulga tu Ciencia en Pi minutos del II Congreso Nacional / IV Jornadas de Investigadores en Formación: Fomentando la Interdisciplinariedad que albergó la Universidad de Granada (UGR) en junio de 2019.

Me llamo M. Carmen González García, soy estudiante de doctorado en el grupo de investigación “Fotoquímica y Fotobiología” de la Universidad de Granada. En mi grupo trabajamos con unas “moléculas guays” que presentan una característica muy especial: emiten fluorescencia.

¿Qué es la fluorescencia? Las moléculas son capaces de captar energía y pasar a un estado más energético al que llamamos estado excitado. Sin embargo, no pueden quedarse para siempre en este estado y necesitan relajarse al estado fundamental. Algunas moléculas pierden la energía que les sobra mediante colisiones o emitiendo calor, pero las “moléculas guays” son capaces de regresar al estado fundamental emitiendo luz, y a esa emisión de luz se le llama fluorescencia.

fluorescencia

Hay muchas sustancias fluorescentes a nuestro alrededor, por ejemplo, la quinina de la tónica, por eso cuando la ponemos debajo de luz ultravioleta la vemos de color azul. También la encontramos en la cerveza, bebidas energéticas, infusiones, billetes, carnés de conducir, DNI, aceite de oliva y de girasol entre otros.

divlugación

¿Para qué sirve la fluorescencia? La fluorescencia es muy característica de algunas moléculas, lo que nos permite reconocer la presencia de estas sustancias muy fácilmente, es algo así como el DNI de las “moléculas guays”. Por eso se utiliza para detectar falsificaciones o adulteraciones. Además, las técnicas basadas en fluorescencia son muy sensibles, lo que nos permite conocer con precisión cómo es el entorno en el que se encuentran estas sustancias. En mi grupo de investigación estudiamos cómo se comporta la emisión de luz de estas moléculas en distintas condiciones, convirtiéndolas en valiosos aliados que nos informan de pequeños cambios en el ambiente que las rodea. De esta forma empleamos la información que obtenemos mediante técnicas avanzadas de fluorescencia como espectroscopia con resolución temporal o microscopía de tiempo de vida de fluorescencia (FLIM) para estudiar enfermedades como el Alzheimer o el cáncer, o para detectar algunas sustancias como pequeños fragmentos de ADN.