Grandes migraciones animales

La migración de animales se define como el desplazamiento de una población de forma periódica desde su hábitat originario hasta otro en el que permanecen durante un tiempo más o menos prolongado. Alcanzar el punto de llegada es el objetivo, de tal manera que los animales no se “distraen” durante el camino. Generalmente cuando hablamos de migración no nos referimos a “viajes” individuales, sino a grupos de animales que realizan el trayecto junto grupos. Se trata, además, de una conducta instintiva de las especies.

Pero ¿por qué migran los animales?  Hay muchas razones concretas para cada especie, pero las podemos agrupar en cuatro conceptos fundamentales:

  • Búsqueda de climas más propicios según la estación del año. Algunas especies huyen del frío o del calor intenso presente en sus hábitats durante algunos meses del año, para luego volver cuando las temperaturas son más benignas.
  • Búsqueda de alimento. Algunos animales son capaces de recorrer grandes distancias para asegurarse buenas reservas nutricionales.
  • Reproducción. Es frecuente en algunas especies migrar para establecerse en zonas donde el apareamiento y las primeras etapas de vida de las crías sea más favorable.
  • Escape de depredadores.

En cualquier caso, como vemos, todas comparte una idea central: mejorar las posibilidades de supervivencia de los individuos. Estos viajes incluyen preparación y planificación. Así, es habitual la sobrealimentación previa a la migración, puesto que el gasto energético es altísimo. También se ha estudiado que algunas aves son capaces de reducir el tamaño de sus órganos digestivos antes y durante las migraciones para ser así menos pesadas y ahorrar energía (durante el viaje, muchas especies ni siquiera se alimentan).

Vamos a ver algunos ejemplos de migraciones llamativas.

Charrán ártico

 

El charrán ártico (Sterna paradisaea) es el ave que mayor distancia recorre anualmente durante la migración. Este ave pesa unos 100 gramos y cada año vuela desde al Groenlandia e Islandia, donde se reproduce, hasta el Antártico, donde pasa el invierno. Posteriormente vuelve a la zona de apareamiento en el ártico, lo que supone 70.000 kilómetros de viaje en total. Vive unos 30 años, por lo que a lo largo de su vida un individuo recorre más de 2,4 millones de kilómetros, algo así como tres viajes de ida y vuelta a la Luna. En muchos sitios podréis leer que recorre 20.000 de ida y otros tantos de vuelta, que es la distancia de polo a polo. Pero en 2010 se estudió su recorrido real con dispositivos de rastreo y se vio que el recorrido era bastante complejo, yendo primero hasta Cabo Verde y ahí dividiéndose en dos grupos, uno que sigue yendo hacia el sur por la costa africana y otro que vira para seguir la costa de Brasil. Tardan una media de 93 días, y en el antártico se atiborran de kril y otro alimentos hasta que en abril vuelven hacia el norte en un viaje esta vez más directo, en el que tardan solo unos 40 días. Allí se aparean y tiene crías, con un riesgo mucho menor para ellas que en otros lugares, puesto que hay menos depredadores.

Ballenas

 

Las ballenas migran miles de kilómetros cada año. Se juntan en invierno para aparearse y dar a luz en las zonas tropicales y subtropicales y en verano se mueven hacia aguas más frías en latitudes más altas para facilitar su alimentación con la presencia de presas abundantes.

Las ballenas jorobadas realizan la migración más largas de un mamífero en todo el planeta. Se ha logrado rastrear una ballena que viajó casi 19.000 kilómetros en 265 días, desde la Península Antártica, donde se alimenta en verano, hasta su área de reproducción de invierno, frente a Colombia, y vuelta a la Península Antártica.

Ballena jorobada

Tortuga

 

Las tortugas laúd son las tortugas marinas más grandes, y pueden medir hasta tres metros y pesar 800 kilogramos. Son uno de los reptiles más amenazados del mundo. Son unas grandes viajeras, recorriendo los mares de cabo a rabo.

Aunque la media de desplazamiento en los viajes de las tortuga laúd está entorno a los 5.000 kilómetros, se han rastreado distancias mucho mayores, de casi 20.000 kilómetros. En la web de la organización Nature Seekers puedes seguir el recorrido de algunas tortugas marcadas para hacerte una idea de sus desplazamientos.

 

 

 

Aguja colipinta

 

En 2020 este ave estableció el récord de un viaje sin detenerse. En tan solo once días recorrió los más de 13.000 kilómetros que separan Alaska y Tasmania ¡sin pararse para comer, beber o descansar! Además, este ave es capaz incluso de dormir sin parar de aletear, apagando una de las mitades de su cerebro cada vez. Los científicos están todavía estudiando cómo estas aves son capaces de recorrer tantos kilómetros sin detenerse. Sí se ha observado que en muchos casos pierden hasta el 50% de sus depósitos de grasa tras el viaje.

Aguja colipinta

Ñus

Los ñus realizan una de las migraciones terrestres más espectaculares que podemos ver en nuestro planeta. Cada año hasta un millón y medio de ejemplares recorren unos tres mil kilómetros de manera circular (ver mapa) entre el Serengueti en Tanzania, la reserva Masai Mara y los pastos del Lago Victoria o del cráter del Ngorongoro, en Kenia.

Mapa de la migración del ñu

El viaje lo realizan acompañados de antílopes y cebras, que así se protegen de las hienas, por lo que la cantidad de animales que se juntan es realmente impresionante. En julio se produce un agrupamiento masivo de individuos para realizar el cruce del río Mara y llegar hasta los pastos de la reserva Masai.

Ñus

Cangrejos rojos

 

Cada año, cuando comienzan las primeras lluvias de otoño en la Isla australiana de Navidad, millones de cangrejos rojos salen del bosque y se dirigen hacia el mar. En su camino cruzan calles, caminos, puentes y cualquier obstáculo natural o artificial que se puedan encontrar. De hecho, las autoridades han habilitado pasos especiales para favorecer su migración, que puede durar hasta 18 días.

Cangrejo rojo

Cuando llegan al océano se produce el apareamiento y los cangrejos machos regresan a la selva. Las hembras permaneces dos semanas, hasta que realizan la puesta de los huevos.  Cada cangrejo hembra puede poner hasta 100.000 huevos.

 

Mariposas monarca

Probablemente esta especie es la mariposa más conocida entre el público en general. Millones de ejemplares vuelan unos 4 mil kilómetros desde Estados Unidos y Canadá, zonas de reproducción, hasta los bosques del centro de México donde pasan el invierno.

Las mariposas adultas viven entre cuatro y cinco semanas. Sin embargo, cuando se acerca el otoño en Canadá y Estados Unidos nace una generación especial, llamada generación Matasulén. A diferencia de sus ancestros, que viven, como hemos dicho, unas pocas semanas, esta generación, que es la que emprenderá la migración, es capaz de vivir hasta siete u ocho meses. Y, además, los mismos individuos que vuelan hacia el sur son los que luego vuelven a Estados Unidos y Canadá.

Aunque la mariposa monarca es originaria de América del Norte y del Sur, se ha extendido a otros lugares cálidos donde crece el algodoncillo, una planta que es su único alimento. Así, podemos encontrar poblaciones en Portugal, España, Australia o Nueva Zelanda

Mariposas monarca

¿Qué ITS se pueden contraer con un beso?

About the Author: Alberto Morán

Licenciado en farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realicé mi tesis doctoral en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Farmacia. Posteriormente hice un Máster en Dirección de Empresas Biotecnológicas. Trabajé casi un año en una consultoría de biotecnología. Posteriormente fui investigador y docente en la Universidad Complutense de Madrid durante siete años. Mi carrera investigadora se desarrolló en el estudio de los mecanismos moleculares del cáncer (colon y pulmón esencialmente). En noviembre de 2012 abandoné definitivamente el laboratorio. En la actualidad soy titular de una oficina de farmacia.

¡Compartir artículo!

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.