¿Qué es el Virus del Nilo Occidental?

A pesar de su nombre exótico, el Virus del Nilo Occidental (West Nile Virus, WNV) existe en Europa como bien demuestran los brotes recientes en el Sur de España y en el Norte de Italia. El virus se aisló por primera vez en 1937 en África (en la región del Nilo Occidental, Uganda) y desde allí se difundió a parte de Europa, Asia Occidental y Australia, siguiendo las rutas de las aves migratorias.

Se trata de un arbovirus, un virus transmitido por artrópodos (arthropode borne virus), concretamente por el mosquito común (Culex pipiens), y persiste en la naturaleza a través de un ciclo de transmisión (ciclo enzoótico) en el que se ven involucrados mosquitos (como vectores) y aves (como reservorio).

En 1999 el Virus del Nilo Occidental llegó a Nueva York y desde allí se extendió a todo el continente Norte Americano y a Venezuela, llegando a ser el arbovirus más extendido del planeta.

La difusión del WNV en nuevos lugares, se produjo a través del transporte (no deliberado) de los insectos vectores en barcos y aviones, actividades humanas como la urbanización y la irrigación de los campos. Por otro lado, los cambios climáticos (variaciones de los rangos de temperatura y de las precipitaciones atmosféricas) también han favorecido la proliferación de los mosquitos.

Distribución de la fiebre del Nilo Occidental. Tomado de Global Infectious Disease and Epidemiology Network (https://www.gideononline.com/cases/westnilefever/)

WNV es un virus ARN de la familia de los Flaviviridae, a la que pertenecen también el virus de la hepatitis C (HCV) y el virus Zika; su genoma codifica 10 proteínas diferentes, y está rodeado por una estructura proteica (cápside) y una membrana lipídica (pericápside). La partícula viral es esférica y tiene un diámetro aproximadamente de 50 nanómetros (=50 millonésimas de milímetro).

El virus es transmitido a las aves a través de picaduras de insecto, y ocasionalmente puede infectar también a caballos y seres humano (y más raramente a otros mamíferos) si reciben picaduras de un mosquito portador del virus: de hecho, es considerado un virus zoonótico ya que se transmite entre animales y seres humanos. El virus no parece causar ninguna enfermedad en los mosquitos.

Las aves son el hospedador de elección y reservorio natural para WNV, permitiendo su replicación de manera eficaz. Por lo contrario, los caballos y los humanos son hospedadores ocasionales que desarrollan baja viremia (bajo número de partículas virales en la sangre) y por lo tanto no contribuyen a la difusión del virus. En los últimos 20 años se ha registrado un incremento de las infecciones en estas dos especies.

Ciclo de transmisión del WNV. Imagen creada por la autora del artículo.

La difusión del virus ocurre en los periodos de mayor actividad de los mosquitos (primavera-verano), de modo que los casos de infecciones en humanos y caballos en el hemisferio boreal se registran en su mayoría entre julio y septiembre.

Los mosquitos se infectan alimentándose de la sangre de un ave en la que está circulando el virus. El virus llega a las glándulas salivares del mosquito, y puede ser inyectado así en otro animal en el que podrá replicarse o causar enfermedades. Para alimentarse de la sangre de un vertebrado, los mosquitos inyectan en los vasos sanguíneos de su víctima un poco de saliva que, además de tener acción anticoagulante, contienen unas proteínas que inhiben a los linfocitos T, favoreciendo la difusión del virus. Al principio, el virus infecta a los queratinocitos (células de la epidermis), macrófagos y células de Langerhans (células del sistema inmune asociadas a la piel). Los macrófagos son capaces de eliminar al virus, pero las células de Langerhans infectadas lo transportan a los ganglios linfáticos, desde donde puede difundirse a otros órganos e infectar a muchos tipos celulares.

Los seres humanos que tengan WNV no son directamente contagiosos, pero el virus podria ser transmitido a través de transfusiones de sangre o trasplante de órganos (a los donantes de sangre se hacen pruebas para detectar la presencia del virus, y las donaciones no son permitidas durante 28 días al regresar de zonas en las que el virus es endémico). Cabe destacar que se ha registrado un solo caso de transmisión de madre a hijo durante el embarazo y un solo caso de contagio a través de la leche materna.

En cambio, sí que existe la posibilidad de un contagio directo entre aves, sin la necesidad de insectos vectores.

La mayoría de las infecciones en humanos son asintomáticas. Aproximadamente el 20% se manifiesta como Fiebre del Nilo Occidental (West Nile Fever, WNF) y menos del 1% causa la Enfermedad Neuroinvasiva del Nilo Occidental (West Nile Neuroinvasive Disease, WNND), cuando las células del Sistema Nervioso Central son las que sufren la infección (normalmente en individuos ancianos, inmunodeprimidos o con otras patologías).

La WNF se caracteriza por la aparición de síntomas como dolor de cabeza, malestar, dolores musculares y oculares, náuseas, fiebre, ictericia y erupciones en la piel (según las células infectadas) que pueden remitir de manera espontánea en una semana, o necesitar de hospitalización y perdurar meses.

La WNND en cambio, puede causar meningitis, encefalitis, parálisis fláccida o una combinación de las tres, y llevar a muerte en el 17% de los casos.

Existen 8 tipos diferentes de WNV (genotipos), pero solo los genotipos 1 y 2 están asociados a enfermedades humanas.

En los caballos la infección también suele ser asintomática, y solo en el 10% de los casos los animales manifiestan dificultad para moverse pudiendo causar una total incapacidad a levantarse del suelo, y muerte.

Existe una vacuna apta para los caballos. Sin embargo, hasta la fecha no se ha desarrollado una vacuna para uso humano, y tampoco existe una cura específica para esta infección.

La difusión del virus se controla a través de:

  • cribado de los donantes de sangre y órganos,
  • monitorización de las poblaciones reservorio para detectar precozmente la presencia del virus en el territorio,
  • reducción de las zonas de agua estancada donde se desarrollan las larvas de los mosquitos,
  • uso de repelentes y mosquiteras para reducir la exposición a mosquitos adultos infectados.

Bibliografía

Organización Mundial de la Salud: https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/west-nile-virus

European Centre for Disease Control and Prevention: https://www.ecdc.europa.eu/en/west-nile-fever/facts/factsheet-about-west-nile-fever

West Nile Virus: An Update on Pathobiology, Epidemiology, Diagnostics, Control and “One Health” Implications, Habarugira G. et al., Pathogens 2020 http://doi.org/10.3390/pathogens9070589

 

El artículo original fue publicada por Carla Usai en italiano e inglés en su blog personal.

By | 2020-10-06T20:48:17+00:00 octubre 7th, 2020|Dciencia Ecología, Dciencia Medicina, Divulgación, portada, Temas|0 Comments

About the Author:

Carla Usai
Licenciada en Biotecnologia Industrial por la Universidad de Padua (Italia), Doctora en Investigacion Biomedica por la Universidad de Navarra. Durante el doctorado realizo una estancia de investigación en el Scripps Research Institute, California (EEUU). Actualmente desarrolla su actividad investigador en el Blizard Institute, Queen Mary University of London (Reino Unido). Su investigación se ha centrado en el estudio del virus de la hepatitis delta (HDV) y de como el sistema inmune se enfrenta a ello. Si quieres puedes seguirla en @CarlaBiotech o en www. virusandco.art.blog

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.