En el año 2013 la celebérrima actriz Angelina Jolie se sometió a una mastectomía bilateral (extirpación de las dos mamas) y explicó ella misma en un artículo que era para evitar la aparición futura de cáncer de mama. En ese artículo hablaba de un gen, BRCA1. Vamos a contaros un poco la relación de este gen (y de otros) con el cáncer de mama y a explicaros la decisión de Jolie.

Algunos datos del cáncer de mama

Según la Agencia Internacional para la Investigación contra el Cáncer (IARC), el cáncer de mama es ya el tumor más diagnosticado del mundo, superando por primera vez al cáncer de pulmón. Así, se estima que en 2020 se diagnosticaron unos 2,3 millones de este tipo tumoral en todo el mundo, lo que supone un 11% de la incidencia global de tumores.

En España el cáncer de mama es el tercero en incidencia si incluimos ambos sexos, por detrás del cáncer colorrectal y del de próstata. Sin embargo, si tomamos solo los tumores en mujeres, el cáncer de mama es el más diagnosticado, con, aproximadamente el 29% de los casos (unos 34.000 al año). Para que nos hagamos una idea clara de la importancia de este tipo de cáncer, se estima que, si eres mujer, la probabilidad de sufrir este cáncer a lo largo de la vida es de 1 de cada 8. Por otra parte, es importante saber que, aunque de manera muy minoritaria, el cáncer de mamá también se da en los hombres (dado que es muchísimo menos frecuente en hombres, a lo largo de este post nos referiremos de manera general a las mujeres).

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer en España en las mujeres. En 2019 fallecieron (datos del INE) 6452 mujeres por cáncer de mama en España (una disminución del 2,6% respecto a las fallecidas en 2018). Sin embargo, hay que destacar que, gracias a los programas de cribado y a la mejora de los tratamientos, la mortalidad por cáncer de mama está descendiendo año a año.

La supervivencia media global de las pacientes de cáncer de mama a los cinco años es del 89.2%. El estadio en el que se ha diagnosticado el cáncer influye en la supervivencia. La supervivencia en el estadio I es de más del 98%. En tumores avanzados ya con metástasis, la supervivencia desciende al 24%.

Todos estos datos nos indican que el cáncer de mama es un tumor muy frecuente, y, aunque su supervivencia es muy alta, todavía muere mucha gente de este tipo tumoral.

 

Factores de riesgo

Seguro que estáis acostumbrados a oír hablar de los factores de riesgo para desarrollar una enfermedad o, más concretamente, un cáncer. Que si fumar, que si la contaminación, etc. Vamos a daros ahora una pequeña lista de aquellos factores que están totalmente comprobados que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama.

  1. La edad. Parece algo obvio, pero no por ello podemos dejar de citarlo. La edad es el principal factor de riesgo para padecer un cáncer de mama. A mayor edad, mayor riesgo (a partir de los 75 años, disminuye)
  2. Historial previo de cáncer de mama. Otro dato bastante obvio. Las mujeres que han tenido un cáncer de mama invasivo tienen más riesgo de padecer un cáncer de mama em la otra mama.
  3. Historia previo de enfermedad proliferativa benigna de la mama. Es decir, mujeres con tumores benignos de mama tienen mayor riesgo de sufrir tumores malignos. Solo se refiere a enfermedades que impliquen proliferación celular, no a otras como los fibroadenomas.
  4. Historia familiar. Tener dos o más familiares de primer o segundo grado que hayan sufrido cáncer de mama o de ovario, familiares con cánceres de mama y ovario simultáneos o que hayan tenido alguno de estos tumores antes de los 50 años, tener un familiar varón con cáncer mama. Todas estas situaciones suponen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama.
  5. 5. Mutaciones en los genes BRCA 1 y 2 o en otros genes que aumentan el riesgo de padecer un cáncer de mama.
  6. Primera regla temprana (antes de los doce años), menopausia tardía (después de los 55 años), ausencia de embarazos o embarazos tardíos (primer embarazo más allá de los 35). Estos factores aumentan el riesgo de sufrir un cáncer de mama.
  7. Exposición prolongada a altas concentraciones de estrógenos. Por ejemplo, el uso de terapia hormonal sustitutiva después de la menopausia aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  8. Exposición a radiaciones ionizantes, sobre todo durante la pubertad.
  9. Consumo de alcohol.
  10. Obesidad. Fundamentalmente en mujeres que ya han pasado la menopausia.

Para este post nos interesa especialmente el punto 5, las mutaciones en los genes.

Los genes BRCA

El gen BRCA1 está localizado en el brazo largo del cromosoma 17 (17q21) y el gen BRCA2 en el cromosoma 13 (13q12). Ambos codifican para proteínas que actúan en las vías de reparación del ADN. Esto significa que, si alguno de estos genes no funciona bien, es posible que los errores en el ADN (que se pueden dar por muchas circunstancias) no se corrijan adecuadamente y se vayan acumulando mutaciones, lo cual puede dar lugar a la aparición de un tumor.

Se estima que entre el 5 y 10% de los cánceres de mama y el 11-15 % de los de ovario son hereditarios. Es decir, la persona hereda de sus progenitores alguna alteración en algún gen. Y es esta alteración la que está detrás de la aparición del tumor. De esos tumores de mama hereditarios, el 20-25% de las mutaciones ocurre en los genes BRCA 1 y 2. No son los únicos, puesto que hay otros genes que son sospechosos de estar también alterados en un porcentaje variable de los tumores de mama hereditarios, como PALB2, p53, CDH1, ATM o CHEK2. Es muy importante saber que cuando una mujer es portadora de una mutación en BRCA 1 o BRCA2, su probabilidad de sufrir un cáncer de mama aumenta muchísimo. Según el estudio, se estima que el riesgo de padecer cáncer de mama a lo largo de la vida en una persona con mutación en BRCA1 está entre el 57 y el 85%, algo menos si la mutación es en BRCA2. El porcentaje es también elevado para el cáncer de ovario, aunque menor que en mama.

Es decir, conocemos al menos dos genes, BRCA1 y BRCA2 que si están mutados el riesgo de sufrir cáncer de mama y de ovario aumenta muchísimo. Esto, que de primeras lo podemos tomar como algo negativo, puede tener también un lado positivo.

El consejo genético

De primeras podríamos pensar que, puesto que ya sabemos que si esos genes están mutados hay altas probabilidades de sufrir un cáncer, lo más fácil sería hacer análisis de rutina de esos genes ¿no? El único problema es que estos análisis son complicados y costosos y por lo tanto no se pueden hacer de manera rutinaria. Pero sí se hacen ante determinadas situaciones clínicas.  ¿Cuáles son estas situaciones? Están todas referidas a tumores en familiares y quedan recogidas en la siguiente tabla, elaborada por la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica)

Fuente: SEOM

Si se da cualquiera de estas situaciones, en los hospitales de España nos pondrán en contacto con un especialista en consejo genético, que será el que nos explique que nos tenemos que realizar un análisis para detectar posibles mutaciones en los dos genes BRCA y nos informará de nuestro riesgo de sufrir un cáncer en caso de que estén mutados. El caso de Angelina Jolie encajaba dentro de estas características clínicas, por lo que estudiaron sus genes BRCA y vieron que el BRCA1 estaba mutado. Los médicos estimaron en un 87% el riesgo que tenía la actriz de padecer cáncer de mama y en un 50% el de cáncer de ovario.

Una vez conocidos los riesgos, existen varias opciones, y aquí es donde está el lado positivo de conocer esas mutaciones. El hecho de saber que tenemos una mutación nos permite ser proactivos y tomar decisiones para evitar el cáncer. Estas decisiones van desde un seguimiento exhaustivo para detectar de manera precoz la aparición del tumor hasta una cirugía preventiva. En el caso de Angelina Jolie, tomó la decisión de realizarse una mastectomía bilateral, es decir, extirparse ambas mamas. Con esta acción preventiva se estima que su riesgo de sufrir un cáncer de mama ha disminuido hasta menos del cinco por ciento. Obviamente no es una decisión fácil y ha de ser considerada por cada persona, pero es importante conocer lo suficiente sobre estos genes y el riesgo que implica la mutación en ellos para tomar la decisión más adecuada en cada caso.

Fuentes

AECC (Asociación Española Contra el Cáncer). https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer/cancer-mama

GEICAM https://www.geicam.org/

SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica): https://seom.org/info-sobre-el-cancer/cancer-de-mama