Un medicamento común para la alergia en la lucha contra bacterias resistentes a antibióticos

Aquellos de vosotros que seáis alérgicos como yo seguramente conocéis los medicamentos para tratar esta afección (antihistamínicos) y es posible que nombres comerciales como  Clarytine® y Civeran® os resulten familiares. El compuesto químico (o principio activo) responsable de la actividad de estos antihistamínicos en particular es la molécula loratadina. Curiosamente la loratadina podría tener un futuro prometedor en otros campos de la medicina. En un estudio publicado recientemente en la revista ACS Infectious Diseases, se ha descubierto que la loratadina también tiene la capacidad de reducir o inhibir la resistencia a los antibióticos de algunas especies de bacterias.

 ¿Por qué la resistencia de bacterias a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la seguridad mundial? 

Los antibióticos, como ya os contamos en un artículo hace unos años aquí en Dciencia (http://www.dciencia.es/antibioticos) son medicamentos que se utilizan para tratar y prevenir las infecciones causadas por bacterias ya que son sustancias que matan a las bacterias o hacen que éstas dejen de crecer.  Sin embargo, las bacterias, al igual que todos los seres vivos, tienen la capacidad de adaptarse y evolucionar (mutar). Así, en los últimos años, el uso irresponsable y excesivo de los antibióticos, ha provocado que muchas bacterias “se hayan acostumbrado a los antibióticos” y se hayan vuelto resistentes. Por ello, nunca debemos tomar antibióticos si no han sido prescritos por un médico y nunca para tratar enfermedades que no son causadas por bacterias. Por ejemplo, no sirve de nada tratar la gripe con antibióticos porque es causada por un virus y no por una bacteria.

Si no hacemos nada al respecto, nos podemos encontrar un futuro en el que muchas infecciones que ahora mismo no son problemáticas vuelvan a ser mortales. La búsqueda de nuevos antibióticos y estrategias para combatir bacterias resistentes es un campo de investigación en auge.

estafilococos

Colonia de bacterias Staphylococcus aureus. Crédito:Janice Haney Carr

¿Qué se ha descubierto en este estudio?

En este estudio se ha descubierto que la molécula loratadina, comúnmente usada como antihistamínico, tiene la capacidad de inhibir la resistencia a antibióticos de las bacterias de las familias de Staphylococcus epidermidis y Staphylococcus aureus. Estas bacterias son responsables de la mayoría de las infecciones en pacientes de cirugías de implantación de dispositivos médicos permanentes como por ejemplo los implantes de cadera y de rodilla. “¿Y cómo estas bacterias consiguen ser resistentes a los antibióticos? Estos dos tipos de bacterias son capaces de segregar sustancias (proteínas denominadas enzimas) que degradan los antibióticos, y además, se asocian formando comunidades bacterianas muy robustas, denominadas biopelículas, que aumentan su resistencia a los antibióticos.

La molécula de loratadina, por si misma, no es capaz de destruir las bacterias, pero sí es capaz de disminuir la resistencia que presentan estas familias de bacterias a los antibióticos, aumenta así la actividad de estos medicamentos. ¿Y cómo lo hace? De dos maneras:

-Impidiendo la formación de biopelículas

-Inhibiendo que se exprese el gen (fragmento de ADN bacteriano) responsable de la producción de las enzimas que degradan los antibióticos.

Los investigadores responsables de este estudio observaron una eficacia de 8 a 500 veces mayor combinando loratadina con antibióticos para combatir las bacterias.

¿Por qué se han estudiado antihistamínicos para combatir la resistencia de las bacterias?

A primera vista usar un medicamento que, a priori, no tiene nada que ver con combatir la resistencia de las bacterias parece algo aleatorio. Sin embargo, esta estrategia es más habitual de lo que creemos. Desarrollar un nuevo medicamento lleva asociado costes de millones de euros y conseguir que los medicamentos obtengan todos los permisos pertinentes para ser utilizados con pacientes puede llevar décadas. Por estas razones, las empresas farmacéuticas están reutilizando medicamentos ya aprobados para estudiar nuevas enfermedades. Además, los medicamentos que ya han sido aprobados para un uso tienen la ventaja de que han sido estudiados de manera exhaustiva, lo que también reduce los costes en investigación.

Antes de publicar el estudio objeto de este artículo, los investigadores responsables habían descubierto que determinados medicamentos utilizados como antidepresivos servían para combatir la resistencia de las bacterias. Sin embargo, las dosis de antidepresivos necesarias para reducir la resistencia a antibióticos eran demasiado altas y por lo tanto tóxicas para los pacientes. La razón de utilizar loratadina es que la estructura química de esta molécula es muy similar a la de los antidepresivos del estudio previo con la ventaja de que la dosis necesaria en este caso no presenta toxicidad.

Limitación actual del descubrimiento

La loratadina como antihistamínico se toma en forma de pastillas, después en el cuerpo la molécula de loratadina se convierte en desloratadina, y esta nueva molécula es la que actúa para combatir la alergia. Sin embargo, la desloratadina no es activa en la reducción de la resistencia de las bacterias. Por ello, los investigadores están buscando cómo conseguir que la loratadina no se convierta en desloratadina en el cuerpo, para poder utilizarla junto con los antibióticos y potenciar así su actividad. Por ejemplo, sería posible utilizar la loratadina en forma de ungüento aplicado en quemaduras o heridas evitando que se convierta en la forma inactiva desloratadina.

Conclusiones

Estos resultados son importantes debido a la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos y a que no hay medicamentos aprobados para el tratamiento de infecciones causados por estas bacterias resistentes. Sin embargo, como siempre que aparece un estudio, debemos analizar los resultados con precaución. Es un paso importante, pero todavía queda recorrido. Los resultados son a escala de laboratorio y todavía hacen falta estudios clínicos con pacientes.

Referencia Bibliográfica

Nicholas Cutrona, Kyra Gillard, Rebecca Ulrich, Mikaela Seemann, Heather B. Miller y Meghan S. Blackledge. From Antihistamine to Anti-infective: Loratadine Inhibition of Regulatory PASTA Kinases in Staphylococci Reduces Biofilm Formation and Potentiates β‑Lactam Antibiotics and Vancomycin in Resistant Strains of Staphylococcus aureus. ACS Infect. Dis.2019. DOI: 10.1021/acsinfecdis.9b00096.

About the Author:

David Palomas
Licenciado en Química por la Universidad de Zaragoza y Doctor en Química Orgánica y Organometálica por la Universidad de Oviedo. Tras obtener mi doctorado he trabajado como investigador en varios centros de investigación y empresas de Alemania y Reino Unido. Mis proyectos de investigación más recientes se han centrado en el desarrollo de nuevas tecnologías para la reutilización de CO2 y mejor aprovechamiento del gas natural. En la actualidad soy responsable de los laboratorios de docencia del departamento de química en Queen Mary University en Londres.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.